Otro cuento


Vacaciones Largas 

- ¿Nadie hizo la reservación, gente? - dijo el encargado de hacer la reservación, vía Whatsapp, facilitador virtual de conversaciones grupales. Era jueves 1ero de agosto, el aniversario de La Ventana. Habiendo todos dicho que iban a ir, y que se hiciera (como por obra de magia) una reservación para 15 personas, no tenían reservada mesa para lo que iba a ser el preludio a las vacaciones agostinas, además de una ocasión para conmemorar todas esas idas, rondas de cerveza, y conversaciones largas -- e, incluso, creación de lazos con desconocidos -- de las cuales el anfitrión había sido este café/bar La Ventana. Como dice la canción de la serie Cheers, a veces querés ir a tu bar favorito, adonde todos te conocen. Y allí estuvieron dicho grupo de amigos ese jueves, empujados hacia adentro con una multitud de personas cuyas mesas reservadas sufrieron los daños de la lluvia. Ay, invierno en El Salvador...

Los estragos de una noche en La Ventana, que luego tomó la forma de una reunión bailable en casa de Javier, y la amarga noticia de que era hora de ir a clase, fueron lo que despertaron a Patricia esa mañana del viernes 2 de agosto. - Mis vacaciones no empiezan sino hasta el lunes - se dijo a ella misma, pero era muy tarde para llegar a tiempo a Antropología. Bueno, empezaron antes las vacaciones.

Los siguientes tres días fueron dedicados a tomar, comer, dormir, piscina, mar y sol. ¿Cómo no? La casa de Fernanda y Carmen en San Blas, La Libertad es el lugar perfecto para semejante combinación de factores. Llevar el mat para aprovechar el tiempo y hacer yoga fue un inminente error, pues ¿quién escoge media hora de esfuerzo físico y mental sobre la hamaca que se te queda viendo, invitándote a echarte? Eso y la michelada con jugo de tomate, tu fiel compañera.

Patricia regresaba a la realidad hasta el siguiente lunes -- lo cual quiere decir que el martes que aterrizó en San Salvador, le quedaban algunos días... Menos mal, porque a veces uno necesita vacaciones de sus vacaciones. Y teniendo la oportunidad de hacer más cosas, parecía tener sentido quedarse en posición horizontal absorbiendo lo que los canales de películas tenían que ofrecer. ¡Cuántas opciones de (mediocre y buen) cine! Y mientras la gente a su alrededor regresaba al ritmo usual, Patricia seguía recuperándose de sus vacaciones.

Han pasado 4 días desde Patricia regresó a la realidad, no fue difícil arrancar; y han pasado dos semanas desde que cumplió años La Ventana. Quizás no sea el momento de tomarse otras vacaciones, pero si va siendo hora de regresar a La Ventana. Una Cadejo
roja, ¿alguien?

 

Patricia Trigueros

105 lbs, Sagitario, 1m56. Paty Stuff son las cosas que llenan mi agenda, las reseñas y anécdotas que lo recuentan. Hablo español, inglés, francés y spanglish. Me exilié en Francia por cuatro años y al regresar caí en copy publicitario, entre otras cosas. Redacto, escribo, traduzco, me río, tomo mucho café, soy una fumadora de medio tiempo y como como señorita pero tomo caballero.

0 comments: