Dormir en el cine


expectation
Mi hermana Raquel era experta en dormir en el cine. Pensábamos, por veces, que ella disponía de un chip alienigena responsable de semejante fenómeno que siempre generaba en ella esta un sueño profundo dentro de las salas de cine, independiente de la película. Desde Starsky and Hutch hasta Star Wars, pasando por American Pie y Vanilla Sky.

Ahora creo que es algo más, porque me está pasando a mí. Dudo que sean seres de otro planeta, pero sí tengo ya experiencia en el ámbito de dormir en el cine.
realitty
La última fue Interestelar, la nueva de Christopher Nolan (que supongo va estar en las salas de cine por más tiempo que Gone Girl de David Fincher). Vaya, veamos: es el futuro, claro, nuestra generación es la generación del papá de Matthew McConaughey interpretado por John Lithgow… es decir estamos viendo a un planeta tierra en descomposición, sociedades enfermas de precariedad e insostenibilidad. Ante semejante crisis, a través de señales intergalácticas en lenguaje binario (whatever that means), le avisan a la NASA que hay que ir en búsqueda de otros mundos, así eso suene a misión fallida. El viaje intergaláctico hace que uno como astronauta underground no envejezca y aprenda sobre qué trasciende y qué no…. Las tomas son lindísimas, la producción impecable y el desarrollo en base a teorías científicas, válido. Pero llegó un momento en el que me dormí, ya mareada por cuestiones de dos dimensiones, tres dimensiones, a saber. Ambiciosa, en eso dejémoslo.

De allí, pues, está Gravity de Alfonso Cuarón. No sé porqué, pero yo no fui de las personas que salieron impactadas por el estrés y la ansiedad que genera estar perdidos en el espacio* y la ejecución espectacular de esto. Yo me dormí tanto que se las recomiendo porque dormí delicioso! Domingo en la tarde/noche, varias horas, buen sonido surround, nada de acción, siesta riquísima. Me desperté, vi el final y dije “ahuevo, tiene sentido.” No me perdí de mucho.

También me dormí en Skyfall, la última de James Bond. Pero sostengo que vi suficiente, tengo una buena idea de la propuesta de Sam Mendes y del desenlace de la acción de un James Bond verguiado que regresa a sus raíces.

Me dormí también durante toda la película de la vida de Renoir, el pintor impresionista. Renoir, se llamaba, y fue para el festival del cine francés (¡Vamos, Cinépolis!). Vi 10 minutos. Se miraba bien bonita, pero estoy muy vieja para irme a zampar al cine a las 9h30pm con el cansancio de toda la semana revalsando, queriendo que sea viernes en la noche solamente para que sea sábado en la mañana.

Siento que todas menos esta última tienen en común el género acción, que debo admitir que no me gusta. Que Interestelar yo la haya sentido demasiado intergaláctica para mí no significa que no hay que ir a verla. Por otro lado, soy fan y amante de la saga de Star Wars y no me dormí viendo Iron Man 3 y quiero ir a ver SINSAJO al cine, YA. A ver si me duermo.

Patricia Trigueros

105 lbs, Sagitario, 1m56. Paty Stuff son las cosas que llenan mi agenda, las reseñas y anécdotas que lo recuentan. Hablo español, inglés, francés y spanglish. Me exilié en Francia por cuatro años y al regresar caí en copy publicitario, entre otras cosas. Redacto, escribo, traduzco, me río, tomo mucho café, soy una fumadora de medio tiempo y como como señorita pero tomo caballero.

0 comments: