Cositas

Confieso que tengo ganas de compartir algunas cositas irrelevantes que componen mi identidad/personalidad.

1. Nací en Tegucigalpa, Honduras; y soy Salvadoreña. Investíguenme y sabrán que todo informe administrativo dice "Nacionalidad: Salvadoreña. Lugar de nacimiento: Tegucigalpa, Honduras"; la paradoja con la que vivo. Tegus, my homeland.
2. Suelo llorar cuando me regañan. Es una reacción incontrolable. No, no es porque soy mujer y padezco de cambios hormonales. Es, creo yo, señal de idiotez emocional que hace que se me llenen los ojos de lágrimas. "Nada, nada... Estoy bien..." 
Una vez me regañaron porque me cacharon copiando, me puse a llorar. Una vez me regañaron vía email, lloré.
Primero fueron mis resoluciones, hoy son... cositas.
2.1. En el colegio era mala copiando, ¡malísima! Más era la energía y el tiempo que perdía decifrando cómo diablos le iba a hacer para ver de reojo el papel o papelito que tenía escondido en algún lugar, que lo que alcanzaba a copiar. Mientras tanto, a mis alrededores los expertos en copiar simplemente sacaban el texto, lo citaban, lo volvían a guardar, se intercambiaban la hoja, se comían los papeles cuando habían acabado, registraban pupitres en búsqueda de la información necesaria... ¡Wow!
2.2. Yo lloro. Malditas lágrimas, vienen sin invitación. Tengo que dominar el arte de alterarme y medio enojarme, o sólo sentir mucho lo que digo, o discutir sin llorar ni, depende de las circumstancias, tener que fingir que tengo alergia, de repente, para explicar la nariz de Rudolph y los ojos llorosos y rojizos y la vibra general de llanto.

3. Odio promesas rotas y planes alterados o no cumplidos. Creo que es porque si hago planes, muevo cosas, tengo ciertas expectativas, pienso en tiempos, puede que haya emoción... Y nada de eso vale la pena si después el plan no pasa, o cambia. Una amiga me dijo una vez "Ay, yo soy igual" pero otras veces he escuchado cosas feas. ¿Y hoy? Pero ya aprendí a (casi) no hacer planes, pensar que siempre hay opciones, y cosas así...
3.1. Creo que no odio a nada de verdad. Odiar es una palabra muy fuerte, un sentimiento que te hace daño, y una pérdida de tiempo. La hippie que llevo dentro sostiene este discurso.

4. Si hablo de finanzas y "la bolsa", o de deportes, probablemente no sé de qué estoy hablando.

5. Tuve un gato, Samantha alias "Sammy". En esta historia de Cowbird hay más información sobre mis sentimientos encontrados. Ahora a cada gato que veo, si se me hace pertinente, les digo "Sammy". A mi prójimo le parece absurdo y me tratan de loca, y me dicen cosas como "No es Sammy. Sammy se murió."... Yo respondo "Awwnn, Sammy..."
5.1. "A mí no me gustan los gatos, yo no soy una mujer de gatos." se me ha oído decir. Sí me gustan los gatos... pero, aparentemente, soy una mujer que miente.
5.2. Una vez, en el 2008, le dije alguien que yo había sido cantante en un grupo de metal en mi juventud. Otra vez, dije que yo era ex-jugadora de rugby en el equipo femenino (información vaga), que me había salido porque era muy pequeña. Yo lo calificaría como exageración, pero aún así creo que cae en la categoría de "mentiras inducidas por el alcohol."

Otra vez, quizás, confiese qué comportamientos he tenido bajo los efectos del alcohol.

post signature

Patricia Trigueros

105 lbs, Sagitario, 1m56. Paty Stuff son las cosas que llenan mi agenda, las reseñas y anécdotas que lo recuentan. Hablo español, inglés, francés y spanglish. Me exilié en Francia por cuatro años y al regresar caí en copy publicitario, entre otras cosas. Redacto, escribo, traduzco, me río, tomo mucho café, soy una fumadora de medio tiempo y como como señorita pero tomo caballero.

1 comentario:

  1. jajajjajajajjaaja, perdón, el punto 3 me interpeló. sabe cómo resolví eso: plan a, b, c, d, e... casi siempre hay algo qué hacer... de nuevo, lo siento

    ResponderEliminar