Confesiones: El alcohol y yo


Confieso que hace 11 años, el 16 de febrero, me emborraché por primera vez. Confieso que más de varias veces he tomado en exceso y los efectos de esto... Van desde extra-sociabilidad, creatividad, falta de motricidad, irresponsabilidad, jovialidad, etc. Estas son de mis confesiones que tienen que ver como una o varias copas.

1. Cada vez que tomo, corro el riesgo de amanecer enferma. Independientemente de cuánto alcohol ingiera, existe una probabilidad de 50% de que yo esté necesitando suero y reconstruir mi flora intestinal. Hay días, hay días... Si hubo alcohol la noche anterior, puedo estar segura que las náuseas no son de embarazo.
Un auto-retrato que ilustra la jovialidad, una fase de la borrachera
1.1. Una vez, en mi enfermedad ingerida por el alcohol, llamé a mi gatsroenterólogo para pedirle ayuda y que me dijera si es normal... Él me dijo "Ah, yo casos de alcoholismo no veo..."...Soy yo, ¿o me dijo alcohólica?

2. Existen niveles de borrachera y uno de éstos es "tan bolo que te heriste o lesionaste". Una madrugada, salí de mi bar favorito y me doblé el tobillo, horrible. Mis recuerdos vagos son desde la calle, incapaz de caminar, ¡pidiendo auxilio! No caminé todo el finde y me pusieron un como porta-tobillos hasta el lunes fui al Dr. y me manosearon el tobillo. Anduve coja y padecí de una especie de goma-moral, pero no la dosis más fuerte como cuando sentís el arrepentimiento en la boca del estómago.... "¿Y fuiste al doctor?", me volvieron a preguntar; a lo cual yo respondí "¿Por qué toda la mara me pregunta eso?". Me respondieron que eso es lo que uno hace cuando tiene un accidente, uno va al doctor o al hospital. Sí, ¿veá?
2.1. Mi tobillo sigue malo.
2.2. Parte de la culpa la tuvo las botas vintage que usaban, con tacón desgastado...

3. En mi juventud-divino-tesoro, se me ocurrió ir en bikini con una amiga por las oscuras calles de San Blas, La Libertad, en busca de cigarros. Nos detuvieron y para mermar el descontrol vimos como vaciaron la botella de tequila. ¡No más!
3.1. Esa misma noche tuve una fase en dónde hablaba con acento de Inglaterra, algo que me avergüenza.
3.2. Mis acentos e interpretaciones o imitaciones varían según las circunstancias.

4. Dicen que el alcohol a todas nos hace más coquetas. Un día, le coqueteé a una maseta.

5. Dicen que el alcohol resalta una versión de nosotros, por eso de sus cualidades desinhibidoras... Hay quienes se vuelven más lloronas, más violentos, más sociopatas, quienes pasan de ser callados a hablar mucho o los "mal trago"....
Yo soy más sociable, puedo hablar hasta con la silla. Un día, me la pasé hablando [de cosas serias] con la pared de mi apartamento.
6. Los planes que nacen de las borracheras colectivas son lo máximo. Un día, salí de NVY habiendo quedado con una amiga de tomarnos un café, con un chero de ir al cine; al mismo tiempo quedé con otro amigo de ver una película en la casa, de almorzar con una mara, y de salir en la noche con otra mara. No hice ninguno de lo anterior.

7. Un día, me desperté en San Blas destruída, hecha pedazos. Veía la foto de un desayuno impresa en la bolsa de Frijoles Natura's y decía "Quiero esto. Lo que está en la foto." En cuestión de dos horas, me veía radiante y fresca como una lechuga, lista para almorzar con la familia. Dos horas de arduo trabajo para verme bien por fuera mientras moría de la goma por dentro.
7.1. Aún no he descubierto cura efectiva para la goma. A veces "levantarte y hacé algo" no funciona.

"Donde hay fútbol hay Pilsener", yo tenía una camiseta que decía eso en el 2004
8. Más de alguna vez el alcohol me ha permitido acercarme a alguien y entendernos profundamente, pues se me han abierto y contado cosas... Tanto así que me dicen que nunca se van a olvidar y que gracias... Y muchas de esas veces yo no consigo acordarme. De nada.

9. Una copa de vino ya es algo. Me hace sentir quite nice.

10. Si me la estoy pasando mal, tomo y tomo bajo la impresión de estar completamente sobria. "No me pega", como si el aburrimiento o el mal humor (según yo) succiona a los efectos del alcohol.

Por supuesto que tengo más cosas relativas al alcohol que confesar, pero lo voy a hacer. Lo que sí voy a hacer es confesar, además, que ahora que lo pienso, podría hacer un mapa gastronómico sobre bebidas alcohólicas.

post signature



Patricia Trigueros

105 lbs, Sagitario, 1m56. Paty Stuff son las cosas que llenan mi agenda, las reseñas y anécdotas que lo recuentan. Hablo español, inglés, francés y spanglish. Me exilié en Francia por cuatro años y al regresar caí en copy publicitario, entre otras cosas. Redacto, escribo, traduzco, me río, tomo mucho café, soy una fumadora de medio tiempo y como como señorita pero tomo caballero.

2 comentarios:

  1. Me encaaanta. Yo he hecho y dicho cosas que realmente no debería decirlas, pero que sí las he pensado sobrio. Además bailo mucho mejor con un poco de copas adentro, como que el cuerpo se distiende.

    La goma es incurable unos días y sí también me ataca la panza y/o la garganta.

    Me encanta la autenticidad de sus líneas

    ResponderEliminar
  2. burraughs http://dangerousminds.net/comments/take_a_creative_writing_course_with_william_burroughs

    ResponderEliminar