Confesiones: Cosas como los lunes vol. 2

self-indulgence
Como lo expresaba en la entrada "Confesiones: Cosas como el Lunes", tengo mis reservas sobre los lunes, y no sólo sobre los lunes sino con cositas que no prefiero sobre mis cosas favoritas, cosas que me hacen feliz, lo confieso. Algo que tendría que poner en la lista de cosas favoritas son las nuevas experiencias, probar cosas nuevas. Hey, new experience. Y hoy, lunes 3 de marzo ha sido un lunes particular de nuevas experiencias: el primer lunes del nuevo mes, empecé mi nuevo trabajo, probé cositas irrelevantes fuera de la oficina que no había hecho, retomé un libro que había dejado hace un año o más, y empecé mi primer foto challenge porque ¿por qué no?* Como dice esta entrada de terra.com.mx "El reto 100 Happy Days consiste en tomarte una fotografía diaria de lo que te alegra y publicarla en tu cuenta de Twitter, Facebook o Instagram con el hashtag #100HappyDays"... ¿por qué no documentar esas cositas que nos gustan, nos hacen felices y se nos cruzan en nuestro día a día? Aparte de que puede ser una reflexión sobre una idea de felicidad muy propia, muy hecha a tu medida, pueder ser (para mí, que soy inconsistente e irresponsable) una prueba a ver si logro terminar algo. Como dije en mi primera columna para Xpressate.net, esta es la hora en que mis hobbies han sido pasajeros, me persiguen las listas de libros por terminar y películas por ver, y no solo he abandonado gustos y preferencias sino también proyectos y relaciones. El único otro challenge comparable en el que había participado, de hecho, fue el 30 Day Drawing Challenge en el que mi desempeño fue mediocre, y me rendí (y eso que eran 30 días, no 100).
*una de nuestras expresiones favoritas con Maria del Mar era justificar las acciones con que se hacen "porque ¿por qué no?

Sólo pensar en mis cosas favoritas me hizo permanecer en el buen trip de este lunes, este lunes con cosas que no son como el lunes. Confieso a continuación de esas cosas favoritas de las que hablo, más específicamente:

1. Bueno, a todos nos queda claro que me gusta la filosofía de la nueva experiencia: decirle que sí a las cosas nuevas, no sólo para cambiar de aire y aprender más, sino para salir de mi inconsistencia, haciendo cosas nuevas de manera consistente. Aparte, que al final mis amigas argentinas que conocí en Madrid quizás tenían algo de razón: "Probá todo, que a lo mejor te guste. Y si no te gusta, no va a ser tan malo de todas formas."

2. La comida me hace feliz, aunque la sobredosis de esta como cuando almuerzo dos veces lejos de alegrarme me da malestar y efectos letárgicos, feo. Pero el vale la pena, porque disfruto de un sin fin de sabores y recetas y platillos y cocinar, también. Y me encantan los desayunos, tanto que tengo más de un recuerdo de ir en búsqueda de un desayuno que valga la pena. Me vale v*rga que sean las 2 de la tarde, yo quiero desayunar; ¿adónde hay buenos desayunos? Claro, si estoy en mi casa no lo pienso dos veces, me los hago yo: un mi sándwich de huevos benedictinos con hongos y hashbrown de almuerzo, bacon pancakes de cena, con miel de maple traída de Toronto, para la cena. *happy dance*

3. El café, ¿cómo no va a estar en la lista? Yo tomara más café que agua, si no fuera porque practico el autocontrol que me limita de modo a prevenir crisis en mi organismo. Lo amo. Caliente, lo tomo negro, sin azúcar; frío, lo tomo con leche de soya y dos shots de espresso y con azúcar pero no con líquido dulce-saborizante. Y me gustan sus variantes de tostados, de preparación, de altura, de territorio, todo; aunque, eso sí, me gusta con una acidez mediana. 

deep thoughts by Tupac
4. Me gustan los fines de semana, más cuando incluyen una mezcla perfecta de placeres y buen trip.

5. Las personas que quiero, es de mis elementos favoritos de mi vida. Amigos con quienes comparten una amistad que queda intacta, inmune al pasar de tiempo y a los factores externos como cambios en cuán a menudo se ven/hablan o la distancia; mi familia y sus idiosincrasias, las personas que son a la vez quienes más te pueden hacer reír y quienes más fácil te hacen llorar (de dolor o de cólera, también; porque esas peleas entre hermanas no se dan tan fácilmente en otro ámbito social)... ¿Ven a lo que me refiero? La mara que es parte de tu vida porque así tiene que ser, pues de esas interacciones se llena de algo bueno tu día y no al contrario. 

6. Me gusta el sol y el calor. Osea, eso y una piscina. Me desconecto y me permito el placer de excederme en descanso. Lo mismo puedo decir de ir al gimnasio, ir al salón, masajes, ir a vitrinear... sacarme a mí misma a citas como esas. También me llevo a tomar café y a comer, pero esto no se trata de dating yourself.

7. Me gusta dormir. Dormir bien, eso me gusta. Por mucho tiempo tenía una mezcla entre insomnio (como en esta película Dreams of an Imsomniac (1996), buena) y desorden de sueño, pues cuando dormía lo hacía de manera muy desordenada, desde antes de mis 15 años, #crazy. Ya salió el sol, me voy a dormir. No era algo que yo sufría: al contrario, sobre todo cuando había pasado ya un rato desde la última noche en vela, no dormir me daba un high particular (lo malo es cuando eso se convierte en hipotermia, cansancio rezagado, deshidratación y otros males).  Afortunadamente, alrededor del 2008 descubrí lo hermoso que es dormir, por horas, just enough. Me encanta, y a veces pues, ni modo, sólo no dormí suficiente y mi cuerpo, al final del día, cae jalado por el magnetismo de mi cama. Eso o entro en coma: caigo en una siestas que nada me despierta, ¿verdad, Javier? Así como existen los libros The Joy of Cooking y The Joy of Sex, yo voy a escribir The Joy of Sleeping, ensayos por Patricia Trigueros. 

8. ¿Ya les he contado cómo me gusta el cine? Es una pasión-interés-hobby-aficción desde que tengo memoria. Arruiné mi copia de Dumbo de tanto verla en el 91-92, creo que fue mi primera relación obsesiva con un pedazo de cultura pop. Mi categoría favorita de cine es: "familias disfuncionales", y amo a The Criterion Collection por validar su existencia. Tengo una watchlist de mis Top 10 pelis de familias disfuncionales, pero nunca se ha publicado. Fuera de las familias disfuncionales, me encanta Star Wars, comedias estúpidas y románticas, cine independiente, películas animadas, películas viejas/viejísimas (porque soy un alma vintage), cine de cualquier país (en idioma original, con subtítulos), los musicales, documentales... Soy feliz los días que veo más de dos películas y soy feliz volviendo a ver a mis preferidas. Lo viejo conocido me seduce por lo cómodo. Si fue bueno, va a volver a ser bueno (un poco en contradicción con the new experience, pero en la variedad es donde está el placer)
9. Ojalá pudiera leer igual de rápido que veo películas, porque terminar un libro me hace feliz pero es más lo que se me acumulan los pendientes que lo que leo. Antes quería que mi súper-poder fuera leer mentes, pero ahora quiero tener el súper-poder de ¡leer cuantos libros quiera, súper rápido! Y ser el súper héroe más pasivo que jamás existió, algo que probablemente fuera contrarrestado por mi atuendo ajustado y colorido, sexy, de súper-heroína geek.  

Existen mil más; no dudo que completaré el reto #100happydays. Si lo que te gusta te hace feliz, que de eso se trate tu vida, ¿o no? Lo que más me gusta es escribir, y creo que no lo he perdido de vista, ahí vo

Patricia Trigueros

105 lbs, Sagitario, 1m56. Paty Stuff son las cosas que llenan mi agenda, las reseñas y anécdotas que lo recuentan. Hablo español, inglés, francés y spanglish. Me exilié en Francia por cuatro años y al regresar caí en copy publicitario, entre otras cosas. Redacto, escribo, traduzco, me río, tomo mucho café, soy una fumadora de medio tiempo y como como señorita pero tomo caballero.

0 comments: