Confesiones jalisqueñas

Yo me podría venir a vivir a Guadalajara, Jalisco. No me importaría tener que despertarme todos los días en un clima semi tropical que, según Alejandro el guía turístico, durante la época húmeda llueve solo en las noches y, según mi experiencia, los meses de fin de año son cielos azules con una luz particularmente bella que se da a las 5pm. Viendo desde la ventana de los taxis sitio y desde las calles y avenidas desconocidas, veo un montón de cosas atractivas por descubrir al ritmo agradable de ambiantes y sabores. Además, me imagino que desde aquí puedo tener con el D.F. una relación como la que tuve con París en lo que estuve en Bordeaux: apasionada y sin compromisos. 

Hay estructuras que no entiendo (como "el bolado amarillo" y un puente colgante que cambia de colores apodado "la pérgola", según le entendí al taxista); hay lugares creídos, pretenciosos e incluso cerotes... Pero hay tantos otros que son hermosos, dentro y fuera de la ciudad.  

Esto de vivir en Guadalajara es hipotético, pero estoy segura que de ser así no lo pensaría dos veces, cada año, eso de inscribirme a la Feria Internacional del Libro (FIL). Además, no dudo que me la pasara bien en Mayo (¿o cuándo es que es..?) durante El festival de Cine. 

"Deberías ir al Festival de Cine de Guadalajara, que también es muy padre".

Fuera cliente frecuente del Café Libertad sobre la Cal. Libertad, sería experta en las características y múltiples usos del Agave, tomara tequila y mezcal como que fuera agua, y (en mi mente, claro) iría con frecuencia a Puerto Vallarta como en las revistas. Tendría la opción de ir al teatro, de recorrer El Centro y de memorizarme las diferentes cúpulas coloniales lindas que sobresen del panorama. Además, ¿cuántas caminatas y silencios y monólogos caben en esos parques? 

Si me viniera a vivir aquí a Guadalajara, interpretara un rol cada que anduviera en la calle o en taxi. Sí, sí; yo sé donde es, cual "güera pero mexicanita" para que no me den paja y me traten de sacar 150 pesos de la Expo Guadalajara al Hotel Victoria Ejecutivo. No me digan, tampoco, que la Calz. Independencia y Prisciliano Sánchez es zona de algo riesgo -- Ya sé a qué se refieren con "peligroso de noche", ¡llévenme a La Mutualista! Y en esas de ubicarme y exprimir mi sentido de orientación, me diera unas perdidas inolvidables Como me suele suceder, equivocándome y retrocediendo y volviendo a empezar antes de saber perfectamente cómo llegar a la Cervecería Unión desde la Ave. la Paz. Probablemente me subiera en El bus equivocado para bajarme a la mitad de la nada en búsqueda de los "Tacos Gigantes" que quedan encima de un puente o de los Tacos Árabes que vi una vez frente a una tienda Oxxo. Cuando regresè por ellos, ya no estaban. 


Patricia Trigueros

105 lbs, Sagitario, 1m56. Paty Stuff son las cosas que llenan mi agenda, las reseñas y anécdotas que lo recuentan. Hablo español, inglés, francés y spanglish. Me exilié en Francia por cuatro años y al regresar caí en copy publicitario, entre otras cosas. Redacto, escribo, traduzco, me río, tomo mucho café, soy una fumadora de medio tiempo y como como señorita pero tomo caballero.

0 comments: