Mapas: ¿Y adónde te vas a quedar?

Frase que conocí en un viaje a Nicaragua
Como dice el dicho, el viajero no sabe adónde va. Ve y toca puerta, se te abrirán algunas. Ve y conoce algo más, te conocerás a ti mismo. (Eso es yo intentando ser profunda, cuando) a lo que voy es que este es un mapa para que viajeros que no saben adónde van tengan una idea de adónde podrían dormir. Y a lo mejor venga útil en esta semana santa (o no tan santa).
Petit déjeuner @ Casa Hostal el Petate
Casa Hostal El Petate, (San Salvador, El Salvador): es un lugar joven (su inauguración fue hace, más o menos, un mes y medio), acogedor y estratégicamente ubicado cerca de la Zona Rosa, la colonia San Benito y la colonia Escalón. Es una casa amplia, que cuenta con terraza, jardín, sala y comedor, además de la salita de arriba y los tres cuartos. No sólo está diseñado para albergar a viajeros que pasen por la capital de El Salvador: también alberga arte y cultura. Vayan a conocer, verán de lo que estoy hablando. En lo personal, les recomiendo mucho la estadía y el desayuno (me hizo muy feliz, perfecto para empezar mi sábado la vez pasada). Hay dos camas matrimoniales y tres camarotes, si no me
equivoco. 

Esencia Nativa (Playa El Zonte, El Salvador): Es lo primero que se me ocurre cuando me mencionan el tema de dónde hospedarse en El Zonte, pues otros lugares de la zona como Casa Frida y Olas Permanentes los he visitado para pasar el rato (y pasármela muy bien, pues la playa y el ambiente es súper chivo; es más debería de ir más seguido). Esencia Nativa tiene servicio de restaurante muy rico, instalaciones atractivas por su originalidad, y los smoothies y los tragos también están bien. Allí, al lado de la piscina.

Mi vista desde Hostal Los Almendros
Hostal Los Almendros (Playa El Sunzal, El Salvador): Lo conocí porque allí vivía mi amigo chileno, a quien me encontré de nuevo la última vez que fui. No sé cuántos cuartos son, pero sé que queda frente al mar, que es una casa súper acogedora con ambiente relajado y comida Thai, preparada allí. De esa en la que te quedás pensando por un montón de tiempo. 



Self-indulgence
Hotel Torola, (El Tamarindo, El Salvador): Era una parada obligatoria camino a El Salvador, viniendo de Costa Rica, cuando vivía allí. Un espacio con marea tranquila, y las vistas particulares de las playas de ese lado del país. Sigue allí. Pasen a ver qué ondas.

Casa Makoi (Playa El Tunco, El Salvador): Este lugar es bien buena onda. Buen destino si estás buscando dormir en El Tunco. Me quedé en un cuarto pequeño, con aire, y de no ser por la falta de tiempo hubiera aprovechado las instalaciones para agarrarla al suave, probar el menú, y así. 

Antigua Guatemala, Guatemala
The Black Cat, (Antigua Guatemala, Guatemala): Como amo al Black Cat. ¿O será que son sus desayunos los que amo? Pues, me he quedado en el Black Cat Hostel y el Black Cat Inn, y conozco sus opciones de desayuno que viene incluído, y valen la pena. Los bares, también. Es más, si se van a quedar a dormir en otro lado, pasen de todas formas a tomarse algo a cualquiera de los Black Cat. Tengo buenos recuerdos, pero esas son historias para otro momento.

San Juan del Sur
Hostel Esperanza, (San Juan del Sur, Nicaragua): Yo amé mi estadía en el Hostel Esperanza. Quedaba frente al malecón/mar, tenía jardín central; era lo más sencillo y no por eso menos agradable. Hasta hacía mis esfuerzos porque me acompañaran a tomarnos otra Toña allí en la terraza, antes de salir. ¿Cuál es la prisa?

Piscineando en Granada, Nicaragua
Hostal Oasis (Granada, Nicaragua): También amo al Hostal Oasis, su piscina, sus parédes altas y sus murales. Muy amplio, muy zen; me cayó bien de entrada. Hay momentos de la vacación en los que la necesidad de descansar es tal que pareciera que si no seguís durmiendo, no vas a tener neuronas ni fuerza física para seguir adelante. Tal es la necesidad de recuperación. No, Bea (mi hermana), yo no me quiero despertar a las 7AM para ir a desayunar. Hay más horas en la mañana, los desayunos no se acaban. Le di snooze a mi hermana, y después conseguí despertarme, aún cansada de todo el año (esto fue agosto) y con hipocondría, y me fui. No Bea, yo no quiero seguir turisteando (llegó ese momento), me voy a ir al hostal. ¿Quién me sigue?... Así que aproveché el tiempo que nos quedaba antes de nuestra siguiente parada para tomar cerveza Toña, en la piscina, saliéndome sólo para ir por otra cerveza, o para asolearme. No, yo no le huyo al sol fuerte y al cielo despejado. En fin, regresaría a granada por los tostones, la Toña, y el hostal Oasis. 

Un sentimiento común a todas estas visitas es que no sé muy bien adónde voy, o qué voy a hacer, o de qué voy a tener ganas; y precisamente esas ganas de no saber nada con seguridad, más allá de que es un escenario nuevo, un fin de semana o una temporada más para hacer lo que se te antoja.



ROAD TRIP
No sé adónde voy

Patricia Trigueros

105 lbs, Sagitario, 1m56. Paty Stuff son las cosas que llenan mi agenda, las reseñas y anécdotas que lo recuentan. Hablo español, inglés, francés y spanglish. Me exilié en Francia por cuatro años y al regresar caí en copy publicitario, entre otras cosas. Redacto, escribo, traduzco, me río, tomo mucho café, soy una fumadora de medio tiempo y como como señorita pero tomo caballero.

1 comentario: