Una parte de algo más grande

Hace ya un año y medio aprox., colaboré en un proyecto... llamémole Inés... y a raíz de unas pláticas que yo le quiero llamar development meetings escribí algo, un monólogo interno del personaje, con la intención de complementar el... "proceso", por así decirle. Sí, sí; hoy carezco de elocuencia... y a continuación, el texto.

¿Qué horas son? ¿Cómo me voy de acá?
Incontables veces he fallado cumpliendo con el esquema de dormir en mi cama y despertarme sola, y siempre debo hacerme la misma pregunta… como si no supiera que la manera de irme es despertándome, saliendo, y caminando… Aunque ha habido aquellas veces en dónde sí no sé dónde estoy y me resulta un algo difícil encontrar el camino a casa y un tanto humillante atravesarme la ciudad con mi ropa de la noche anterior… Pero a veces digo “¿y qué tiene?” Total, todos estamos en el derecho de hacer de nuestras vidas lo que queremos. Y de todas formas, ¿qué es “mi casa”? Está mi cama, el colchón en el lugar adonde vivo, el colchón en el que me acuesto, a menudo con alguien, a menudo borracha… El colchón en el que paso tirada cuando estoy o cuando me siento enferma… Y quizás nunca se me va a ir mi enfermedad… Allí están las duras preguntas que se enfrentan a mí cuando me enfrento conmigo mismo. Inés, ¿y vos qué valés?
A veces se opaca a los sentimientos, es cierto… este desdén, que es lo único que he encontrado conforme he ido buscándome… Vivo la fantasía de perderme en círculo tras círculo de personas diferentes, vivo la infatuación y la inspiración que personifica una musa… Pero no estoy haciendo nada, y ni sé cómo llegué acá. No creo que sea suficiente. No comprendo la satisfacción que puede sentir un poeta cuando acaba un poema, un dramaturgo cuando monta una obra teatro, una amiga cuando ayuda a un amigo… si no construyo nada. No me puedo dejar atrapar así, ya no. He reaccionado y reaccionado pero no he llegado a ningún lado más que a este ciclo, otro patrón que igual me ha encerrado. Aunque vaya caminando hacia mi cama, es como que he ido caminando sin tener los pies en la tierra, sobre un lugar intermedio entre mis deseos e ideales y la realidad misma que, igual, es inalienable.
L'Allée des Cygnes et le Pont Bir-Hakeim, Paris

Patricia Trigueros

105 lbs, Sagitario, 1m56. Paty Stuff son las cosas que llenan mi agenda, las reseñas y anécdotas que lo recuentan. Hablo español, inglés, francés y spanglish. Me exilié en Francia por cuatro años y al regresar caí en copy publicitario, entre otras cosas. Redacto, escribo, traduzco, me río, tomo mucho café, soy una fumadora de medio tiempo y como como señorita pero tomo caballero.

0 comments: