El alcohol y yo Parte 2

Cervezas
(Esta secuela es muy diferente a la primera, "El Alcohol y yo")

Esta tarde está como para estar en Saint-Raphaël oyendo a Edith Piaf en el viejo tocadiscos de Mamie Nancy, ¿verdad, Nathalie? Con una o dos copas de Merlot francés, porque ¿por qué no? Pero, en la vida real, hace mucho frío en Saint-Raphaël en esta época del año, y estoy en el trabajo saboreando los recuerdos de cuando no tenía gripe y SI podía beber alcohol libremente. Estas son algunas de las cosas que he aprendido acerca de beber, tomar, chupar:

1. El vodka con redbull me quita el sueño.
2. El gin me sabe a malas decisiones, a 3 horas de sueño, a invierno, a NO, no quiero, gracias. Que otros se jacten de sus gin tonics con pepino, a mí me siguen sabiendo mejor mis noches sin gin.
3. De Dylan Moran aprendí que hay tres tipos de vino: el que te hace decir “Mmm, qué rico”, el que te dan ganas de escupirlo y, por último, el que te hace aturrar la cara pero que al final, ¿sabés qué? no está tan mal. Y de mi experiencia aprendí que me gusta el merlot, el carmenere, el demi-sec, el sauternes, el rosé, el malbec, el chardonnay… de donde sean. Save water, drink wine.
4. Cuando tomás mucho NewCastle Brown Ale, engordás más. Pero, ¿qué más vas a tomar si no la mejor cerveza que existe? Sabe mucho mejor de barril que en botella.
5. De aperitivo, me regala un vaso de Portho, porfa. De digestivo, un poco de grappa.
6. Cualquier otro noche, una combinación de mezcal y cerveza. Si es Guatemala, escogería una Cabro para acompañar el mezcal en el Café No Sé. Si es en México, una Victoria y un cuich; o lo que me recomienden en la barra de El Bósforo. (Pues, digo, además de probar los demás que no conozco)
7. Y, hablando de Guatemala, ¿qué ondas con la Quetzalteca de Flor de Jamaica? No puedo decirle que no.
8. No recuerdo cuándo fue la última vez que tomé ron con coca-cola y agua mineral toda la noche. Traté de cambiarlo por vodka, pero ya no me puedo engañar a mí misma: no me gusta el vodka, me gusta el ron.
9. Yo puedo hacer margaritas bien ricas. Tengo mucho de no hacerlas. Nunca he sabido cuándo es un buen día para un pichel de margaritas. Allí me gusta más el tequila que en una serie de shots, como ocurre en ocasiones especiales; o en un descuido que alguien me regala uno.
10. Pero picheles de mojitos en la playa… allí sí sé cómo y cuándo. Y picheles de micheladas, también. Con cerveza Regia, (“una señora cerveza”, como decían sus anuncios a principios de los 80’s).
11. Whisky en la madrugada, uno tras otro… es bueno para almacenar anécdotas y pasarla bien en una boda (que incluye interrupciones de jaeggermeister o como se escriba.)

Le deseo a los que sí pueden tomar un poco de todo lo anterior.
Cerveza mexicana

Patricia Trigueros

105 lbs, Sagitario, 1m56. Paty Stuff son las cosas que llenan mi agenda, las reseñas y anécdotas que lo recuentan. Hablo español, inglés, francés y spanglish. Me exilié en Francia por cuatro años y al regresar caí en copy publicitario, entre otras cosas. Redacto, escribo, traduzco, me río, tomo mucho café, soy una fumadora de medio tiempo y como como señorita pero tomo caballero.

0 comments: