La inesperada virtud de Birdman en el cine

Birdman en el cine....!!!!!
La última vez que fui al cine, no sé qué fui a ver, pero eso es solo porque no me he detenido a preguntarme si fue cuando fui a ver The Grand Budapest Hotel, o qué ondas.  Ya no sé; pero sé que ña siguiente vez que vaya al cine seguramente será para volver a ver Birdman, porque según dicen ya la estrenaron aquí, una vez pasada la conmonción y la novedad. 

El teaser hizo que algunos dijeran "Hey, viste que van a sacar la de Birdman??", pero no puede ser de Marvel y a la vez ser del director de Amores Perros, ¿o sí?

"¿Ya viste el trailer de Birdman, la última de Alejandro González Iñárritu? Birdman (or the Unexpected Virtue of Ignorance)"... un título que enuncia de por sí un revoltijo de ideas y despierta intriga… Más al ver en el trailer las imágenes fantásticas y voces profundas que vemos aparecer y desaparecer en lo que parecen ser cortes de tomas largas. Me había preguntado que ¿qué ondas con Birdman? ¿Tendrá una narrativa descuartizada como Amores Perros y 21 Grams? ¿Me iré sentir atrapada en un hoyo negro de mal trip como en Biutiful?

Así que entré con mis palomitas y mi coca zero a conocer de cerca el comeback de Michael Keaton (¡qué bárbaro, Batman!), es decir a Keaton en el papel de Riggan. Riggan es un actor, célebre por sus protagonizar Birdman 1 y 2,y aparentemente se rehusó a hacer Birdman 3. Pasó de ser la cara de una saga de acción, un súperhéroe, a ser un actor más que atraviesa vicios, divorcio y la rehabilitación de su hija Sam (Emma Stone). ¿Y ahora?

La película arranca con un plano cerrado, cerradito, y se va abriendo para mostrarnos los detalles y el ambiente del teatro de Broadway en el que se encuentra el mismo Riggan (no como Ronald Reagan, el expresidente actor ídolo de Arnold Schwarzenegger...). Está más viejo, no es el mismo Birdman, no se reconoce en el póster viejo de la película de superhéroe ni en las multidudes que le piden el autógrafo… O, al menos, Riggan está seguro de no ser el mismo pese alguna voz que aún vive en él. Riggan quiere redimirse y darle vuelta a su carrera: va a diregir y protagonizar una adaptación a teatro de Raymond Carver. Más vale tarde que nunca.

Esa misma toma se extiende, perdura: toda la historia, los temas, las actuaciones están envueltas en una sola toma, que capta a través de enfoques y desenfoques una riqueza de colores y detalles. Resalta el efecto dramático de los momentos más óptimos de cada uno de los actores. Mis aplausos se los llevan Edward Norton y Emma Stone en particular, pero todos suman, nadie sobra. ¿Como no? Si se trata de Norton interpretando al actor devoto al arte, bolo, que fuera de escena es derrumbado por sus demonios… e insiste en entregarlo todo y apropiarse de los textos que con una leída, ya se los puede de memoria. Luego está Emma Stone, un nombre que se pierde porque no la vemos a ella: vemos al cuerpo pequeño de una jovencita que sí necesita disciplina y dirección, con un espíritu enojado que no lo permite. Terca, obedece solo a su curiosidad y el respeto se le sale de las manos. Y el productor (Zach Galifanakis) aparece para presionar porque el drama merme y ya nadie se endeude más de lo que ya están, mientras la crítica más dura de Broadway está preparada para hacer que la pieza cierre. No tolera fallas en el teatro, no tolera la falta de escuela, experiencia y criterio. Es esa vieja estricta a la quien alguien le ha dado la legitimidad de transformar su posición en una de poder, y ¿qué va a pasar si no le gusta el estreno de “What We Talk About When We Talk About Love”? Y suena jazz, una banda sonora abrazadora.

Y yo quería que Emma Stone ganara su Óscar por Birdman, quien, se separa tanto de todos sus roles anteriores que se convierte en otra persona. 

"No hay rastros ni de The Help ni de Crazy Stupid Love, ni de su pelo rojo, ni de sus pecas. Físicamente y gestualmente es una joven, muy joven emocionalmente, pequeña, débil, enojada, con mejor criterio que alguien que aparenta llevarle una ventaja. En el universo de Birdman chocan el actor entregado a su arte, la actriz cuyas ansias crecen encima de sus ambiciones, y el actor en crisis. No, no es frustración: las crisis son esos momentos en los que tocas fondo, únicamente para salir más fuerte.

Las crisis son un privilegio." 
Y así vamos pasando por referencias a la inmediatez con la que las noticias viajan, las construcciones de la imagen de los actores y el culto a la fama. ¿Será así de banal o solo un retrato de lo que vivimos hoy en día? Y al personaje se le va volviendo más y más claro como la obra y la crisis de un matrimonio tiene que ver con la suma de sus crisis. Pero hay algo más, hay cosas que a través de una secuencia de escenas nos llevan hacia una conclusión y luego retrocedemos y llegamos a otra. La narrativa que anima la película me recuerda a esta reflexión:


“en un cuento, la magia está no solo en lo que el autor dice sino en lo que no dice.”

Paty versión Birdman
Patricia Trigueros

Patricia Trigueros

105 lbs, Sagitario, 1m56. Paty Stuff son las cosas que llenan mi agenda, las reseñas y anécdotas que lo recuentan. Hablo español, inglés, francés y spanglish. Me exilié en Francia por cuatro años y al regresar caí en copy publicitario, entre otras cosas. Redacto, escribo, traduzco, me río, tomo mucho café, soy una fumadora de medio tiempo y como como señorita pero tomo caballero.

0 comments: