Adiós, procrastinación



Mi compu (Sammy) y un libro que no he leído, posando, procastinando.

La primera vez que escuché la palabra procrastinación fue en un idioma extranjero. Vino a definir un fenómeno que no era extranjero, sino familiar: postergar, impulsivamente, tareas o acciones. Acumular, por ende, trabajos y cosas pendientes –manojos y montañas de estos– para luego afrontar a) el estrés de todo lo que hay que hacer en tan poco tiempo o b) no hacer las cosas o c) afrontar el hecho, sin estrés, que simplemente no has hecho lo que tenías/querías hacer y hoy solo queda hacer algo al respecto y hacer las paces con tu procrastinación. (“Perdonémonos, amémonos, que todo va a estar bien” dice la voz hippie interna. Y si solo no hacés nada, pues supongo que las consecuencias cobrarán la cara de lo que menos querés.

Y mientras que la filosofía de La Nueva Experiencia ayuda a romper con la procrastinación (dado que su premisa es romper con costumbres, patrones, etc), una manera de romper con la procrastinación es asumiéndola. Dejar de procrastinar empieza con procastinar.

Primero, tómate el tiempo de agarrar el libro que estás leyendo, ubicarte en la página en la que te quedaste, y avanza tu lectura (poco a poco, si eres una lectora lenta como yo).

Y ahora que tu mente cree que está siendo productiva, dale chance que descanse en artículos de interés como una lista de las mejores películas acerca de sexualidad reprimida Deja que tu mente recuerde los cortos de Woody Allen de Everything you always wanted to know about sex but were afraid to ask, ría de nuevo con Monty Python, y se imagine cosas sin importancia como… ¿qué pasaría en el escenario hipotético de una soirée dsitinguidad del lanzamiento de un libro, cuya temática fuera Controversia? ¿Se llamaría Contro Versos? ¿Pondríamos jazz de fondo para amenizar la compañía de gente usando boinas?

No sé.

Luego, olvida las Elecciones 2015 con ayuda directa de House Of Cards, porque por algo vino a coincidir con un fin de semana de ley seca (aunque para mí todos los findes son ley seca, me debería de cambiar de nombre y alias a Party Trigueros (non-alcoholic party) )... Pues, así estás más tranquilo, habiendo salido ya de ese pendiente de reanudar la serie con la nueva temporada, nuevos episodios. Y si eres de los que no ha visto House of Cards nunca, pues todos los días son una nueva oportunidad de emprender dicho viaje a la Casa Blanca y a un sinfín de elementos perturbantes, trastornos, manipulación, etc.

Nota: ya que también es importante alimentarte, ¿por qué no dedicarle el tiempo de comida a House Of Cards? Es malo trabajar con el estómago vacío.

El siguiente paso es poner todo el primer CD de Youth Lagoon, The Year of Hibernation, claramente una excusa para tener la banda sonora adecuada en este viaje hacia la productividad. Ocupa esa excusa para disfrutar de los sonidos y las palabras que de repente despiertan esta nostalgia y sensibilidad, evocando al mismo tiempo roadtrips con Fleet Foxes y The Shins. ¿A qué saben ahora nuestras conversaciones en pausa?

La banda sonora ayuda en la primera etapa de productividad, la parte de aterrizar y empezar a organizarte. ¿Por dónde empiezo? ¿Qué quiero hacer? ¿Qué tengo que hacer?

¿Quiero poner una película? Este paso también es muy válido, y tiene tres caminos posibles: lo masticado y predecible o el drama hollywoodense apto para niños y adultos, o materia gruesa indigerible a altas horas de la noche. ¿Veo de nuevo Going the distance con Drew Barrymore y Justin Long? ¿Qué tal si ponemos Forest Gump, de nuevo? Y así revisamos un poco de la historia política americana que Forest vive (Elvis, los derechos civiles, el escándalo de Watergate etc), en sintonía con las #EleccionesSV y House Of Cards. ¿O veo Persona de Ingmar Bergman?*
*Esta última no funciona porque el rostro del niño sueco inquieta, no relaja.

Hay que administrar bien la procrastinación y definir prioridades, porque si no, en lo que menos sientas, ya es lunes y no querés trabajar, querés procrastinar, postergar, evitar. Los lunes son más productivas en cuanto más hayas procrastinado antes del lunes.



Patricia Trigueros

Patricia Trigueros

105 lbs, Sagitario, 1m56. Paty Stuff son las cosas que llenan mi agenda, las reseñas y anécdotas que lo recuentan. Hablo español, inglés, francés y spanglish. Me exilié en Francia por cuatro años y al regresar caí en copy publicitario, entre otras cosas. Redacto, escribo, traduzco, me río, tomo mucho café, soy una fumadora de medio tiempo y como como señorita pero tomo caballero.

0 comments: