Algo del #ForoCAP

Mis aventuras en el Foro.
Asumo que esta sexta edición del Foro Centroamericano de Periodismo ha estado muy buena –completa, concurrida; con charlas pertinentes y discusiones que forman burbujas de microrealidades fascinantes–, pero no me consta: no he ido, no he podido ir. He querido seguir los streams (¿se dice así?) de Jacinta Escudos vía Periscope,  pero no entiendo esa nueva tecnología; vivo en el ‘92, en la vieja escuela de la no-intencionalidad del cambio de canales, que no te da Netflix… pero ese es, evidentemente, un tema muy aparte del tema del #ForoCAP. Las clases, el trabajo, las cosas (esta categoría diversa y multiforme), todo parece coincidir e impedirme participar más, estar más; y no, no puedo hablar de las diferentes actividades del Foro 2016.

No puedo hablar (integralmente) del Foro, pero puedo hablar de su inauguración. Qué palabra tan fea, inauguración y sus trampas que acaban por hacer que ultrajes la ortografía, y acabés vos escribiendo cosas como ignauguración o inagurar, #MeValeLaRAE. Llegué persiguiendo involuntariamente los fantasmas de la pasada inauguración, la del año pasado sobre “El desafío de Monseñor Romero, política y religión”, con Carlos Dada. Llegué perseguida por el fantasma de la discusión con la que había inaugurado hace 3 años, sobre la narrativa, la crónica y la pluma del periodismo investigativo, junto al editor de Etiqueta Negra. Llegué a encontrarme con Ricardo Vaquerano, cuestionando el oficio del periodista. Culpo a la industria y a los cambios tecnológicos, por modificar los procesos y de esa forma desdibujar las líneas de criterio, rigor y calidad en las comunicaciones. Luego, moderado por José Luis Sanz, Director de El Faro, escuché a Iván Velásquez, comisionado de CICIG y a Claudia Paz y Paz, exfical de Guatemala. En ellos escuché el ruido de lo que había conocido solo por noticias y por medio de conversaciones, con guatemaltecos y salvadoreños, de “todo esto que ha pasado en Guatemala”. Hasta ese lunes vi de cerca la forma que toma una “Lucha contra la impunidad en Centroamérica” y sus fases, partes que presentan la dificultad de articular los esfuerzos y desarticular las redes de corrupción y poder. Que si los medios o el público inciden o no en el efecto final, sigue siendo cuestión de procesos complejos.


---

No puedo hablar del foro, pero puedo hablar de Los Ofendidos. El miércoles moví cosas y cositas y llegué a una de cuatro salas llenas, en Cinépolis Galerías, a ver Los Ofendidos de Marcela Zamora Chamorro, documentalista. Me encantó lo acertadas que fueron sus palabras al inicio, cuando aludió al éxito inesperado de 1, 2, 3, 4 salas llenas diciendo que es porque el público quiere ver historias que tienen que ver con El Salvador. La intención de mantener y transmitir una historia personal y su conjunto de maneras de expresarse, esa historia que guía la documentación de historias, se logra con el protagonismo de la narración de Marcela, los sonidos, el footage, la evolución de estas historias de ofendidos en el país. Lo que vemos lo vamos aprendiendo poco a poco, dimensionando el contexto y el eco del otro montón de historias. No todos escuchamos lo mismo en estas historias (hay quienes están más cerca a este silencio que otros), pero todos salimos impactados. La importancia de Los Ofendidos, sin embargo, trasciende: es solo una parte del trabajo de recuperación de memoria histórica, algo que compartimos e ignoramos. Estamos entre “somos una generación que no pregunta” y tenemos salas de cine que se llenen cuando nos muestran respuestas, una dicotomía con mucha materia por morder.


----



No puedo hablar del foro, pero puedo decir que hoy en FEPADE a las 7:00 P.M. es la clausura. Me encantaría escuchar a Martín Chaparrós y “El papel del periodista en la sociedad: ¿Para qué sirve lo que hacemos?”.



Hoy.

Patricia Trigueros

Patricia Trigueros

105 lbs, Sagitario, 1m56. Paty Stuff son las cosas que llenan mi agenda, las reseñas y anécdotas que lo recuentan. Hablo español, inglés, francés y spanglish. Me exilié en Francia por cuatro años y al regresar caí en copy publicitario, entre otras cosas. Redacto, escribo, traduzco, me río, tomo mucho café, soy una fumadora de medio tiempo y como como señorita pero tomo caballero.

0 comments: