La manera de ser del amor



Antes que cualquier cosa, lo que llamamos amor debe de ser de las cosas más difíciles de definir, y es algo abstracto con una manera de ser tan propia que hace que uno lo reconozca cuando lo tiene enfrente. Como todo, la definición es subjetiva; y en el amalgama de percepciones individuales, uno encuentra cosas interesantes. Por ejemplo, como para una amiga amar a alguien es ser feliz, así de simple; "es lo más feliz que he estado". O, de pronto, eso de "es que no dejo de pensar en esa persona". O, como digo yo a menudo, "es conocer a la persona, conocer sus defectos, no querer cambiarle nada; es alguien que te saca lo mejor de vos, que su compañía sea positiva, y que todo fluya."

Hace más de un par de años, mi amiga Elke me pasó un texto via email, un ensayo del amor. Su email decía "te adjunto el ensayo sobre el amor del que te había hablado". Era una charla introductoria, transcrita, para una clase de un semestre llamada "The Ways of Love", del profesor Lucio Privitello, en la universidad Richard Stockton College, de Nueva Jersey EE.UU., tal visto en la película Garden State. Como introducción a esta clase, el ensayo busca definir el amor y alude a varias percepciones que se han ido agregando al mapa de la cultura popular en el curso de la historia de literatura. Como no es mi propiedad intelectual, y es de dos páginas, no puedo compartirles el ensayo, pero si lo puedo parafrasear, comentar y resumir.
  1. El amor no cabe en una palabra, ni una frase, ni en un semestre: es un estado, o forma de ser, cambiante, creativo, cíclico; y, en su esencia, un viaje interno.
  2. Para explorar el amor hay que explorar el deseo también, entender los altos y bajos del placer, el fetish, las fantasías, el sexo y el amor. Y además, entender los impulsos inconscientes, los deseos conscientes de controlar que se limitan a organizar, y la casualidad, de donde provienen las oportunidades. Están nuestros deseos que dan luz a nuestras ideas, y lo que aprendemos de la historia y la cultura... Juntados, está la estructura de nuestro concepto del amor.
  3. El caos nos rodea, y el amor no es estático; la memoria juega un rol importante y el amor cambia y se adapta al caos.
  4. Aunque se suponga que la ansiedad y el miedo sean emociones negativas, en el amor pueden ser fuentes de inspiración. Momentos de duda suelen ser los que nos motivan a mejorar, ser mejores amantes, mejores parejas.
  5. Según Sócrates, el amor es una educación, y uno tiene que ser maestro y estudiante. Conocer al otro para conocerse, y crecer. Freud y otros autores completan estas ideas, agregando que existe educación en deseos, placer, dolor, comunicación.
  6. Para hacer las cosas más complicadas, según Stendahl existen cuatro tipos o fases de amor: "passionate, physical, mannered and vanity". El amor no depende de nuestra voluntad: puede entrar y dejar tu cuerpo como una fiebre, dejándonos desesperados e inconsciente del amor que poseemos/hemos poseídos... pues también es una manipulación del tiempo, es lo que nuestra percepción y experiencia hace con el tiempo vivido. 
  7. El amor depende sólo de uno, compaginado con la vida de uno.
  8. Amar es apreciar y disfrutar la vista, los olores, colores, y usar todos tus sentidos para experimentarlo. 
  9. El amor te hará actuar como idiota, pues te enferma con placer. Y, como dijo el Profesor Privitello, hay que disfrutar los síntomas para no volverse del todo loco. 
Enamorémonos, de nuevo y más, todos los días
Se lo comenté a una amiga, Maria del Mar, y cuando terminé de contarle sobre la parte final y me dijo "osea que el amor es una m*****, malo si sí, malo si no". Cada quien tendrá su versión. 

No hay que tratar de encasillar el amor en estructuras adonde no cabe: hay dejarlo respirar, y reconocerlo en las historias raras que nos pasen; o que nos cuenten, que escuchemos. No todas las historias de amor tienen que tener un final feliz, ni seguir los guiones de las comedias románticas. 


Patricia Trigueros

105 lbs, Sagitario, 1m56. Paty Stuff son las cosas que llenan mi agenda, las reseñas y anécdotas que lo recuentan. Hablo español, inglés, francés y spanglish. Me exilié en Francia por cuatro años y al regresar caí en copy publicitario, entre otras cosas. Redacto, escribo, traduzco, me río, tomo mucho café, soy una fumadora de medio tiempo y como como señorita pero tomo caballero.

0 comments: