París, te amo dieciocho veces

Vista panorámica del amor en París.
"París Te Amo es genial, tienes que verla, Pat."

Así me decía mi querido amigo director en una de sus varias recomendaciones de cine hechas a mi medida, a lo que yo respondía que ya había visto Paris, Je T’aime (2006). Recordaba las breves historias que narran encuentros entre personajes en esta ciudad que, de hecho, yo también amo. Recordaba que no me había encantado, como que no todos los cortometrajes -- son 18, si no me equivoco -- me llenaron tanto.

No sé si fue el fantasma del amor en París que me habita, el sentimiento de que era un martes con sabor a lunes… Pero, el punto, es que ayer volví a ver a Paris, je t’aime (con Steve Buscemi, Juliette Binoche, Natalie Portman, Maggie Gyllenhal, Bob Hoskins, y muchos más), y la vi con ojos frescos que reconocieron la belleza de su estructura. Me refiero a que la voluntad de mostrar diferentes cosas que encontrás en París y, a la vez, diferentes cosas que encontrás en parejas, cada corto lleva el nombre y está seteado en un sitio de parís, en un arrondissement. Tanto en la ciudad idealizada como en las prácticas románticas, no todo lo que encontramos es bello y hermoso. Va desde tenebroso hasta trágico y melancólico, pasando por seductor y sensual y llegando hasta decepcionante e incómodo. Hay esquinas feas en París y hay posiciones lamentables en el amor… Y, si me lo preguntás a mí, hay belleza en todo eso, como en Las flores del mal.

En cada uno de los arrondissements de París existen cosas diferentes. Las diferentes historias vehiculan las características propias de París. Cuentan, además del amor y el desamor que mencionaba antes, de encontrarte con tu ídolo en el famoso cementerio Père Lachaise. Cuentan de la comida asiática del 14ème arrondissement y de la soledad, de subculturas de Belleville, de asaltos en Place des Fêtes que me recuerdan a un discurso que escuché… un discurso que decía que una mujer que se baja sola de noche en Place des Fêtes tenía que cuidarse y que en los momentos de asaltos, nadie hace nada… Cuentan de cafés con meseros elegantes y casi que puedo oler la madera vieja y el humo de tabaco… Cuentan del Trocadéro y la vista a la Torre, y también hablan de prostíbulos… De apartamentos que ven pasar a familias que se arman y descomponen, depende del barrio al que vayás… A lo mejor te toque un estudio carísimo en el que buscarás tu vocación y encontrarás un amante, no sé.

Tres de dieciocho cortos me enamoraron y destruyeron, un poco. El primero se llama “Bastille”, es dirigido por Isabel Coixet. No hay diálogo: escuchamos a la voz de un narrador-personaje como de una novela. Un hombre está decidido a dejar a su mujer. Perdidamente enamorado de un joven edecán desde hace un año y medio, predice cada acción característica de su mujer y ya no lo soporta, la va a dejar. Predice que ella va a robarle un trago de su Kir en vez de pedir el de ella, pero no predice que ella iba a llorar justo después, confesandole que tiene Leucemia. Una nueva historia de él y su esposa.

“Place des Fêtes” es una tragedia contada como un poema lleno de imágenes, escenas que vienen y se van, y música, también. Es terrible y hermoso; me gusta más que Bastille. “Tuileries” es animada por el estilo de Los Hermanos Coen, y será quizás mi amor por ellos que sesga mi criterio al ver a Steve Buscemi perdido en una parada de metro. A ese le sigue, en mi lista de favoritos, “Quartier des Enfants Rouges” y, después, “14ème arrondissement”. Pero no voy a contar más detalles, frenando mis ganas de contarlos todos.

Ahora, quiero volver a verla, volver a disfrutar de 18 directores jugando con todo lo que se puede contar de personas en París.

post signature

Patricia Trigueros

105 lbs, Sagitario, 1m56. Paty Stuff son las cosas que llenan mi agenda, las reseñas y anécdotas que lo recuentan. Hablo español, inglés, francés y spanglish. Me exilié en Francia por cuatro años y al regresar caí en copy publicitario, entre otras cosas. Redacto, escribo, traduzco, me río, tomo mucho café, soy una fumadora de medio tiempo y como como señorita pero tomo caballero.

1 comentario:

  1. Concuerdo con tu elección. También me gustaron: Loin du 16e, Parc Monceau, Père-Lachaise, Faubourg Saint-Denis. Ecléctica e interesante mezcla. No voy a decir más porque puedo escupir algún spolier y es mejor que cada quién se haga su idea.

    ResponderEliminar