Confesiones y cosas


aw, lil' bird
Odio los lunes, pero esto no es ningún secreto. Los martes, casi los odio. Me caen mal.

Y odio al mes de enero, que es un lunes largo, algo que tampoco es secreto.

Los días que odio y que me caen mal me acuerdan directamente a las cosas que odio y me caen mal. No es cuestión de ser positiva o negativa, no incide mi humor (no mucho) en cosas objetivamente tediosas como una noticia terrible, que lleva a otra noticia terrible, y el clima afectado por noticias que afectan.

Pero esta es una lista de las cosas que no me caen mal, que existen para contrarrestar las cosas que odio, que me caen mal.

La mayoría requiere de tiempo de sobra y algún gramo de frivolidad, que obliga al cerebro a hacer el mínimo de esfuerzo… Pero todas obran como efecto terapéutico, de alguna manera.
Como levantarse de la cama y encender un cigarro en la intemperie cuando no podés dormir.

Amo que se haya acabado enero, y que sea febrero.

Marcar cosas en mi calendario, llenar mi agenda.

Aplicar filtros a fotitos tomadas con el celular, subir y bajar el contraste; arreglar la temperatura y de vez en cuando subirle a la luz/recuperar sobras. Amo jugar con VSCO.

Y juego también con Pinterest. Juego a ver fotos y fotos, y almacenarlas en grupos de fotos; y a veces siento que la energía y la plata que se me iba en revistas, la invierto en Pinterest. Y bajo y subo, y creo que es necesario de vez en cuando para mi sanidad mental.

Pongo una película y escribo en mi diario. Páginas y páginas, o unos cuantos párrafos. Es una buena válvula de escape para sueños confusos de estrés real, por ejemplo.

Oscilo entre ver películas y no ver películas. En compañía, voy al cine y veo películas y veo series. Pero sola, veo películas que ya he visto, porque soy mala para animarme a ver películas nuevas. Acudo a mis DVD’s, en mi cuarto sin Internet.

Ah, y existen mis rituales de belleza, mis noches de spa de bajo presupuesto. Una noche en bata.

Antes me ponía rulos en el cabello, pero hoy ya no tengo pelo.

Y saco cosas del clóset regularmente; mi compulsión de tratar de vivir con menos.

Boto papeles, saco basura. Cada que registro mi escritorio, mis gavetas, mis cuadernos, siempre hay desorden que trato de ordenar.

Enciendo incensio, enciendo una vela. (Espanta los mosquitos y me engaño a que así me concentro mejor.)

Busco cómo extender los momentos de leer en cama con café, cualquier día de la semana. Abro un libro y digo “esto lo voy a leer en una hora”. Con suerte, llego a la página 9.

Poner un podcast en lo que manejás, eso también ayuda.

Creo que todo lo que buscan estos momentos son el sentimiento de fuck off, que nadie te joda, que nada exista.
hatin'


Patricia Trigueros

Patricia Trigueros

105 lbs, Sagitario, 1m56. Paty Stuff son las cosas que llenan mi agenda, las reseñas y anécdotas que lo recuentan. Hablo español, inglés, francés y spanglish. Me exilié en Francia por cuatro años y al regresar caí en copy publicitario, entre otras cosas. Redacto, escribo, traduzco, me río, tomo mucho café, soy una fumadora de medio tiempo y como como señorita pero tomo caballero.

0 comments: