Cosas que he probado

Cortometraje Inés, 2012.
La mara estaba hablando de que nos iban a pedir desayuno, de que venía incluído, y Ojo, dijo alguien, que la Paty es vegetariana, y no va a comer nada. Y, preocupada, tomando medidas preventivas, Irene se aseguró, me preguntó "¿De verdad no sos vegetariana, ni nada así?". "No, pero sí lo fui. Es de esas cosas temporales, jaja", y ella rió porque me entiende. Pero, esto no se trata de mis confesiones de ex-vegetariana: se trata sencillamente de cosas que he probado que a veces hasta a mí me sorprenden, nuevas experiencias que tanto celebro que no pasan de la categoría lo he probado a la categoría algo que yo hago.
  • Danza/baile árabe. Lo hice, con cinturón estilo Shakira y todo, en el segundo piso del apart de mis vecinos colombianos, circa 2007. Gracias, Diana, me divertí mucho tratando de bailar samkya con música árabe, haciendo mi mejor esfuerzo por mover mis caderas, convencida de que iba a buscar cómo seguirlo implementando gracias a YouTube
  • Güaro Serbio.  Se llama Rakia, sabe al hijo bastardo que tuviera un Vodka fino si se acostara con aguardiente. Me regalaron una versión miniatura, una botellita que parecía de agua bendita portátil, y la andaba en mi cartera, feliz. Decidí sacarlo la víspera de mi viaje a El Salvador desde Bordeaux, Junio/Julio 2008, después de cidra, vinos de todos los colores, shots, tragos coloridos de niña porque la casa invitaba... Y lo único que puedo decir es wow, qué borrachera.Los testigos, como Diana, Manuel, Maria del Mar y el taxista que se hizo mi amigo que dio cigarros en el aeropuerto, pueden contarlo. 
  • Miércoles en Casa Frida, El Zonte. No se supone que uno se escape al mar a las 4pm un día de semana, pasar allí tanto tiempo que te ofrezcan precio especial para parejas para que te quedes, con tanta recreación, por así decirlo, que uno le considere. A veces decía que era lo que hacíamos, que lo deberíamos de hacer más seguido... Hoy lo acepto: fue una vez. Lo hicimos solamente esa vez.
  • Paty la actriz. No actúo, pero he actuado. Sé de ensayos, de ejercicios, de talleres, de textos, de voz, de declamar, de que se te olvide lo que hay que decir y que se note pero que después saqués la pata. Hice teatro por años en el colegio, y en el backstage Marco y yo recitábamos las líneas de Un tranvía llamado deseo, las escenas en las que no salíamos; y fui seducida por un Don Juan en una representación de La Mort qui fait le trottoir. Hubo, también un taller en el que tenía que leer un acta de nacimiento con entonación y dramatización sexual y sensual, como ejercicio. ¡La pena que me dio interpretarlo frente a la audiencia de compañeritos franceses..! Y los ejemplos de ejercicios de teatro y arte escénico se multiplican. Y, por supuetso, está Inés.
  • Bikini en la finca. Porque sólo porque estamos en La Loderie no significa que no puedo andar en bikini y (tratar de) asolearme. 
  • Mi dieta de "no tengo dinero" Es súper efectiva, rebajé, me veía mejor que nunca; era una tostada al día o un guineo donado. Limitaciones, austeridad, depresión, crisis. Todo culpa de, pues, mi juventud, ignorancia, e irresponsabilidad. 
En la variedad está el placer, dicen; y yo no tengo ningún problema con vivirlo, y contarlo. 

Mi bikini, las vacas y yo

post signature

Patricia Trigueros

105 lbs, Sagitario, 1m56. Paty Stuff son las cosas que llenan mi agenda, las reseñas y anécdotas que lo recuentan. Hablo español, inglés, francés y spanglish. Me exilié en Francia por cuatro años y al regresar caí en copy publicitario, entre otras cosas. Redacto, escribo, traduzco, me río, tomo mucho café, soy una fumadora de medio tiempo y como como señorita pero tomo caballero.

1 comentario: