7 cosas que no he probado

Hoy es martes, un gran hipócrita que te hace creer que es súper buena onda, que no es como el lunes, cuando en realidad es más cerote y pesado porque de manera indirecta (y no directa y honesta, como el lunes) te dice “Mirá todo el vergo de cosas que tenés que hacer, hace falta mucho para el viernes, JA-JA-JA”. Tiene, a menudo, un tono deprimente cual canción “Tuesday’s Gone” de Lynyrd Skynyrd. Y quiero aprovechar este impase en la semana para confesar sobre cosas que no he probado, a diferencia de las cosas que he probado como consecuencia directa de mi afán por coleccionar experiencias.

ilustración de Allie Brosh o el asombro ante la reflexión del marte en la mañana
1. Nunca me he tirado de paracaídas. No tengo ganas de tirarme de paracaídas, pero, digo, nunca lo he probado. Solo lo he visto, una mañana en Ilopango, dándome la impresión de que yo me quebraría la columna petrificada por el miedo y la sangre y la adrenalina me dieran una migraña. Lo más extremo que he hecho fue hincarme en una tabla de surf en el 2006, cerca de un alfaque, e intentar skinny dipping en La Costa del Sol, pero era la madrugada y para que no fuera peligroso me mantuve como en la orilla, el agua me llegaba a las rodillas.

2. No he visto el nuevo video de Taylor Swift. Se llama “Shake it Off”, ¿no? Lo único que he visto de Taylor Swift son fotos de lo bien que se viste que encuentran hogar en mi Pinterest, y no he tenido buenas experiencias con lo que he escuchado de ella.

3. Mi ignorancia de Reality TV. Nunca he visto Jersey Shore, ni nada de Las Kardashians, y no sé qué más existe hoy en día. ¿Quiénes son las Kardashians? ¿Cuál es la diferencia entre Chopped y Top Chef? ¿Acaso no era suficiente Iron Chef? Tantas preguntas... Como dice la canción de los Killers, When we were young sí consumí cantidad de cosas que me servía la televisión alias “The idiot box” como decía Spero Anargyros, el último esposo de mi abuela. Vi MTV Cribs, y a Nick Lachey casado con la Jessica Simpson que no sabía que el atún era pescado y no pollo, y los Osbourne, y Pimp My Ride. Mi sueño era que me pimpearan mi nave a mí también. Lo admito; nadie dijo que yo tenía buen gusto, chís.

4. Drogas alucinógenas. He visto mierdas que no existen, pero nunca he probado nada así como drogas alucinógenas. Roger Sterling probó ácido y yo no, hace como dos temporadas de Mad Men. He oído historias que te cuentan bien tranquilamente y otras historias más dark como referencias de cosas que no querés vivir en tu vida, pero que yo no he estado ni cerca de compartir ninguna ácido-anécdota ni nada relacionado con hongos No soy tan extrema como para haber ya probado el paracaidismo, ni tan hardcore como para el mundo de las drogas. Temo de que me dejó el Acid Train y que moriré virgen de drogas alucinógenas. De todas formas, mi estómago es débil y probablemente no podría digerir los hongos. A parte de que no soy hardcore, tengo miedo de lo que pueda venir producto de un cruce entre mi hipersensibilidad y las drogas fuertes. No thanks, I’m good.

5. Los Hot Dog El Chory para mí son un mito. En parte porque son tantas veces las que le he dicho a mi amigo Ulises que vamos a ir pero no lo cumplo que, ajá, no sé si existen de verdad. Populares, me los han afamado por su elaboración rápida y mágica y por su sabor que supera a otros puestos de comida callejera. Yo quiero un pequeño Hot Dog El Chory para mí, que pase de ser una nueva experiencia a una experiencia recurrente, ser veterana de Hot Dog El Chory… Pero, lastimosamente, ese no es el caso. Y tengo hambre. Esto de desayunar toronja y pensar en comida no son una buena combinación. A toda tentación (de comida hay que ceder.)

6. Cross Fit Ok, Cross Fit, esto es con vos. Y con ustedes Margarita y Emilio y Guerrerology que me trataron de convertir al lado oscuro. Mis creencias del estilo a toda tentación de comida hay que ceder y mi filosofía de no hacer nada que te haga sufrir no van con esto de levantarte o desviarte del camino a tu casa para hacer Cross Fit. Sí, yo sé, me lo han dicho: es súper intenso y trae muchos beneficios y hay entrenamiento y apoyo y te convertís en todo lo que has soñado de vos misma que ya ni te pesa el esfuerzo. Yo lo que digo es Whatever, As If, no estoy a punto de someterme a conscientemente a un regimen totalitario en donde el placer es prohibido y el sufrimiento es rey. Yo me contento con mis pesas libres de 5 lbs, mis 15 minutos de cardio, sentadillas, estiramientos, DIY YouTube Yoga , y asolearme al lado de la piscina. Y comer.

7. Un encierro, como lo que me recomendó mi amiga Cathy de irme solamente a escribir, como tomándome vacaciones de la vida cotidiana y de decir que vas a hacer algo. No me puedo dar el lujo de irme un mes a la Toscana en Italia a vivir de mis emociones y de la comida italiana que tanto me gusta, pero un día voy a desaparecer. Me puedo ir por no mucho tiempo, no muy lejos, a un hotel como Casa Hostal El Petate, a escribir. No saldré hasta que no haya avanzado algo de esas mil cosas que tengo pendientes. Yo puedo divertirme conmigo misma y a todos nos cae bien desconectarnos de vez en cuando.

Para terminar con esto de las cosas que no he probado, obviamente existen cantidades de libros que no he leído, países que no conozco, y películas que no he visto. Pero si algo tengo claro es que quiero desarrollar más mi habilidades de lectora, viajadora, cinéfila. Hay más tiempo que vida y no me aguanto por estar más vieja de que ya estoy y probablemente tendré aún preguntas por responder. Mientras tanto, un día a la vez, voy a ver qué cosas pruebo o descarto.

word.
post signature

Patricia Trigueros

105 lbs, Sagitario, 1m56. Paty Stuff son las cosas que llenan mi agenda, las reseñas y anécdotas que lo recuentan. Hablo español, inglés, francés y spanglish. Me exilié en Francia por cuatro años y al regresar caí en copy publicitario, entre otras cosas. Redacto, escribo, traduzco, me río, tomo mucho café, soy una fumadora de medio tiempo y como como señorita pero tomo caballero.

1 comentario: