Ecos de la FIL Guadalajara 2014


Propio y singular -> personaje traductor que saca errores por la boca (conejos)

Ataques a la sintáxis 

Instrumento elástico que se llama lenguaje 

Papeles cortazarianos

Secretismos. Manuscritos.

Era agradable, en el sentido más pleno de la palabra 

La cadena de pésames incesantes

Eson son escombros de la conferencia sobre “Ecos cortazarianos en la FIL”, botados frenéticamente en mi cuaderno de bolsillo, en el transcurso de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL Guadalajara) del año pasado. Apuntes que se aferran y arrastran lo que se dijo en el panel entre, una sucesión de anécdotas de Sergio Ramírez, el mexicano Gonzalo Celorio y el filólogo español Carles Álvarez Garriga, editor posthumus de Julio Cortázar quien recordó la inmortalidad de Aurora, viuda de Cortázar. Todos acudían a recuerdos que había no sido intervenidos de alguna manera por el autor, englobando esta impresión de que Cortázar vive en sus lectores y, como dijo Celorio: “Por esa manera suya tan generosa, tan abierta de compartir en cada página sus ceremonias domésticas, sus rituales, sus juegos prohibidos, lo queremos mucho y somos sus amigos y aun sus cómplices. ¿Quién de nosotros no ha tenido la certeza de que tal o cual frase de Julio fue escrita para nosotros solos y para nadie más?" Y así, si busco, encontraría muchas más anotaciones de otro racimo de cosas que vi y escuché el año pasado en la FIL. 

[No he querido saber nada de la FIL Guadalajara de este año, aparte de eso que me mencionaron de que iba a estar Claudia Hernández. Ah, y también pensando en que, si estás allí, bus a large última novela de Jacinta Escudos, El Asesino Melancólico, bajo “El Salvador” en el stand de Centroamérica. No he querido enterarme de qué me voy a perder. Está pasando ahorita, en estos momentos son las jornadas profesionales o han recién acabado, se traslapan los programas para diferentes públicos que trabajan en este rollo, el métier du livre, con las conferencias y entrevistas y demás… y yo no estoy allá. Mejor recordar la del año pasado, en conmemoración a la FIL Guadalajara 2015, y para así saborear mis ganas de ir de nuevo.] 

Lo primero fue darle un abrazo muy sentido a Roberto Rueda Monreal, luego de finalizar la presentación del libro de Hélène Rioux, traducido por él. Luego, correr porque a las 7 es la presentación del libro Cinismo Ilustrado de Eduardo Salles y, a las 6:59 nos dicen que y está llena la sala, que no podemos entrar. Esta fue la primera de dos veces que fallé en el intento de ver a Salles, ya que no fui al pasado Festival de Antigua, festival de publicidad al que envié mi libro de Salles con una amiga, quien me lo regresó firmado por él. ¿Cómo es el dicho que nos da por decir con mi mejor amiga? “Si Mahomad no va a la montaña, la montaña llega a Mahomad.” En fin, usé el tiempo que le había reservado a Salles, ese sábado 29 de noviembre, el primer día de la FIL 2014, para ver el stand de Sexto Piso. Me quise llevar conmigo un ensayo sobre el capitalismo y el amor moderno y encontré una serie de libros sobre series, como Breaking Bad y The Sopranos; pero opté por El niño criminal, textos ambiguos (enter ensayos y diario, reflexiones) de Jean Genet, colección “La mujer cíclope”. La colección se llama así porque publica textos subjetivos, que muestran un visión personal únicamente.

(Párrafo 4: apartado para el lector.
El niño criminal no es el único que compré, pero me abstendré de nombrarlos. Como lector en la FIL, disfrutás de encontrar tantos títulos que no has andado buscando y de buscar aquel que has oído nombrar o te han recomendado. También, te podés sorprender a vos mismo comprando ediciones nuevas de viejos títulos queridos, porque la edición ilustrada de “El Perseguidor” de Julio Cortázar editado por el Zorro Negro es… y cuando llegué a este stand de una librería francesa (una que Qaeda en el D.F., con una sucursal en Insurgentes y otra en condesa), me quise llevar chineados miles de ediciones clásicas y carísimas y… Al final, me llevé una edición especial (roja, linda… o, bueno, más cara que la versión poche) Les exercises de style de Raymond Queneau, algo que leí por primera vez en 2003, no en una edición tan bonita, ¿me explico? “Haz espacio en la maleta, porque el libro que quieras lo encuentras en la FIL”; salvo por El arte de la novela de Milan Kundera, que no estaba por ningún lado.)

Aprendí ese primer día que en ciertos stands te regalan tequila y mezcal y con eso ya tenés un adentro de Deep Blue Electro Pub, donde te tomás una Victoria con un “espadín joven” esas son otras historias, que tienen que ver con el efecto adormecedor en los labios y el pecho encendido. Aprendí, además, que había que llegar temprano para evitar que se llenaran las salas, y debo admitir que me perdí de la charla que dio La casa del libro sobre los e-books y las e-librerías, pero me la contaron y allí ando parafernalia de toda la parte (porque era una parte entera, dentro del área internacional, de stands de e-books y cosas electrónicas, con nombres grandes como Ghandi y también casos especializados como la biblioteca de la UNAM, a cuya charla sí asistí). Y llegué temprano a escuchar a Cristina Banegas hablar sobre Eva en la hoguera y el lenguaje en el teatro; “Lo tuyo es puro teatro”, parte del programa del país invitado Argentina. Además, otro panel de Cortázar y uno de Borges, la universalidad de Borges vista desde al menos 3 puntos de vista (y estilos) distintos. ¿Se imaginan la tarea de revisar, usando el registro de la Biblioteca Nacional de Argentina, todos los libros que Jorge Luis Borges alquiló? Y así estudiar sus lecturas, sus apuntes y su obra. 

El jueves 4 (o 3? No sé) fue mi último día allí y fue cuando descubrí la editorial chilena Ceibo, con conversación y más; y también los libros del sello Zorro Rojo y Zorro Negro, editorial premiada en distintas ocasiones por su labor editorial. Inesperadamente me encontré con UNAM películas y me llevé mi favorita a la casa, Jules et Jim. Lo que no logré fue escuchar a David Byrne (del grupo Talking Heads) presentar su libro, Cómo funciona la música. La FIL estaba llena y yo ya me tenía que ir al aeropuerto, para aterrizar en el DF e ir buscar (desesperadamente) dónde dormir en la colonia Roma Norte. Y, claro, me guardo detalles que solo mi memoria borrosa podrá entender. Además que mis dolores de cabeza nublan los recuerdos. 


Patricia Trigueros

105 lbs, Sagitario, 1m56. Paty Stuff son las cosas que llenan mi agenda, las reseñas y anécdotas que lo recuentan. Hablo español, inglés, francés y spanglish. Me exilié en Francia por cuatro años y al regresar caí en copy publicitario, entre otras cosas. Redacto, escribo, traduzco, me río, tomo mucho café, soy una fumadora de medio tiempo y como como señorita pero tomo caballero.

0 comments: