Las últimas veces

cosas

(Dejé de fumar hace como 3 o cuatro fines de semana y antes de eso) la última vez que había dejado de fumar, me puse a fumar 3 horas después, ansiosa y débil

La última vez que fumé tabaco, fue hace 3 días. No pude resistirlo, y no soy de las que se divierten postergando el placer. Me gustan las recompensas inmediatas.

La última vez que me metí al mar aquí en El Salvador, fue hace un año y tres meses. Después de escalar el volcán de Santa Ana, manejamos hasta Ulata, una playa entre túneles sobre la carretera al Litoral. Nadie había llevado calzoneta. Todos nos metimos y se estaba yendo el sol.

La última vez que fui al cine, vi Deadpool. La última vez que fui a ver una película clásica a Cinemark (de esas que han estado trayendo), fue El Exorcista. Fue este último 14 de febrero y era mi primera vez viéndola, “a date with the Devil”.

La última vez que me cambié de trabajo me sentí tan cómoda tan rápido que fui bien transparente y platicona desde el principio. “You reveal too much too soon”, me dijo en mi cabeza la voz de Carrie Bradshaw.

La última vez que estuve en Coatepeque, dimos una vuelta en lancha y veíamos nubes coquetas que se entreabren para dejar entrar rayos de luz de las 5pm, de las montañas a la caldera. “C’est un de mes endroits préférés du monde entier”, dijo.

La última vez que vi el amanecer fue el 15 de noviembre en el Balsamar.

La última vez que fui a Guatemala, un chapín en la frontera se enojó porque las pupusas de queso eran más caras que las de frijol con queso. Con su ira lo que hizo fue insultar a la pupusera, un berrinche divino que acabó con “No, ya no quiero”. Este chapín tenía por lo menos 55 años.

La última vez que fui a un concierto fue (no me acuerdo). La última vez que fui al teatro (tampoco me acuerdo). Debe ser hora de ir a un concierto y al teatro.

La última vez que cumplí años, lo celebré en como 6 momentos distintos. Uno de ellos, fue con Star Wars The Force Awakens.

La última vez que estuve en Francia, me despedí. Le dije adiós a mis amigos cercanos con los que habíamos compuesto nuestros propios retratos familiares. Le dije adiós a mis otros amiguitos, con los que nos habíamos apodado “The Team”, con quienes cantábamos Space Oddity a todo pulmón y en cada esquina; nos tomamos una foto mientras decíamos “The Team” a la cámara. Me despedí de mi amiga alemana con la que tantas veces me desvelé hablando, nos veremos cuando nos veamos. Me despedí de un australiano a quien le caía yo sorprendemente bien. Que nos veamos de nuevo y que hagamos cine, me dijo. Me despedí de mi viejo apartamento. Me despedí de la alfombra manchadísima de mi viejo apartamento. Me despedí del bar en el que me despedí de todos ellos. Me despedí del kebab al que siempre iba. Me despedí de una moto que encontré en la calle. Me despedí de una bicicleta, con la ironía de que no sé andar en bici. Me despedí de la Place St. Pierre y de la iglesia, y de la banca frente a la iglesia que me encantaba. Me despedí del restaurante creído al que siempre quise ir, pero nunca entré, Le Jardin Des Gastronomes.



stuff

Patricia Trigueros

Patricia Trigueros

105 lbs, Sagitario, 1m56. Paty Stuff son las cosas que llenan mi agenda, las reseñas y anécdotas que lo recuentan. Hablo español, inglés, francés y spanglish. Me exilié en Francia por cuatro años y al regresar caí en copy publicitario, entre otras cosas. Redacto, escribo, traduzco, me río, tomo mucho café, soy una fumadora de medio tiempo y como como señorita pero tomo caballero.

0 comments: