Sandeces y cagadas

Cagándolas desde 1987

No sé cómo funciona mi cerebro que hace que yo opere de manera a siempre hacer torpezas. Y como sé que pierdo cosas, y que cuando tenía 6 años salí de una tienda con solo un zapato (y nadie se explica qué hice el otro), trato de ponerle mucho cuidado a todo. Aún así, siempre las cago. Quiero recopilar mis sandeces, para ver si me sirve el recordatorio de cosas que no, men, no hay que hacer.

_1_

Mi batería de mi primera compu, Black Beast, se chingó después de un episodio traumático con ron y juguito de colores. Le compré una batería larga duración, que fue difícil de conseguir. Me metí a bodegas y rastrié proveedores para poder darle más vida  Black Beast, mi HP con Windows-Algo que tanto amé.

Dejé la batería en el avión, porque se la quité, pendejié y me bajé sin ella.

_2_
Dejé una billetera (fea) en una sala de cine en el ‘98.

_3_
Perdí un estuche lleno de lapiceros finos, de colores, para escribir cartas a migas amigas; como en el 2000. Adiós, diversión preadolescentes.

_4_
Dejé mis llaves adentro de mi apartamento, justo el día que mi compañero de piso se iba de viaje.

_5_
Hace no mucho perdí un montón de dólares que tenía que entregar.

_6_
En mi pasantía #1, en París, me pagaban mi transporte. Costaba 62 €, por ahí, la tarjeta Navigo. Va, vine y la compré y la usé un día, y la perdí. Tuve que comprar la misma tarjeta, 2 veces. No me reembolsaron 120 €, lo que me costó la torpeza.

_7_
Perdí mi tren en Lyon, en noviembre de 2006. Me quedé sin tener dónde ir, usé el teléfono público para avisarle a mi amiga que vivía lejísimo que llegaría esa noche.

_8_
Me quedé en Las Chinamas varada una vez en 2004, porque mi pasaporte estaba vencido. Esperé como cuatro horas y un policía me invitó a comer bistec encebollado al lado del puente. Ese fue el highlight.

_9_
Cuando me dejó un avión en Miami, por culpa de Air France, el verdadero sufrimiento era haberme puesto un pantalón apretado y andar con la misma camisa antes blanca y ahora gris, sucia, y con una gran resaca de las 6 horas de beber New Castle Brown Ale de la noche anterior.

_10_
Un día pasé 7 horas esperando un avión en Los Angeles, sudando en el área de fumadores, y no logré subirme al avión porque estaba sobrevendido. #RecuerdosdeLAX

_11_
Llegué al aeropuerto una vez, a agarrar un vuelo transatlántico, sin mi pasaporte con VISA americana.

Ese día había hecho todo bien
empaqué dos semanas antes
dejé mis pasaporte dónde no los perdería
me subí al taxi a las 4 AM
no tomé nada
estaba completamente sobria

El sueño americano.


_12_
Una vez anduve en París, a saber por qué, sin acceso a más efectivo que un montón de monedas. Comí carne por primera vez en 6 meses, me dio demencia y me fui a solas a buscar la línea 11 hacia Porte de Lilas, pero no me alcanzaban monedas. Fue el episodio de “Give me coins, give me coins” de mi vida.

_13_
Me regué café encima de una blusa blanca de lino una vez en 2010, justo antes de yo dar una presentación en Grupo Agrisal, de un producto editorial. Traté de disimular el look calle con un suéter azul rey.

_14_
Me quedé a dormir en un motel en Guadalajara, pero yo no sabía que era un Motel. “Debiste haberlo sabido! Se llama Hotel Astur, ¿sí ves? Ass Tour.”

_15_
Pasé como 12 horas en New Orleans una vez, comí en Cochon Butcher y después fui... a un bar de sushi y jazz, a una discoteca con clues, a un antro con soul y techno... 

En algún momento me acordé de que dejé mi tarjeta –débito, Banco Promerica, sin más que mi firma, pero con toda mi plata– tirada en el Cochon Butcher.

_16_
El día de mi última mudanza (01.06.17), no me servían las llaves, estaba afuera del edificio sin poder entrar, y sin cigarros. Fui a comprar y, ah ve, solo está mi tarjeta de débito. Mi NIT, mi DUI, mi tarjeta de crédito, mi efectivo, mi justificación financiera, mi tarjeta de cliente frecuente de Viva Espresso, mis LifeMiles, las fotos tamaño pasaporte añejas de mis seres queridos... 

Había olvidado TODO dentro del mecanismo casi obsoleto de la libreta de ahorros (sin lo cual hacer transacciones en el Banco Agrícola es aún hoy imposible), en el counter de una tienda tipo Dollar City donde compré vasos de 1 dólar.

Ups.

_17_
Perdí mi tren de París a Aix-en-Provence este pasado 13 de abril.
Tuve que pagar mil euros para reponerlo, y llegar dos horas tarde a Aix-en-Provence TGV, sin nadie que me recogiera. Tendría que coger el busito y llegar tarde a mi EVJF.

Me la pasé divino en Tren #2.

10 minuto antes de que el tren llegara a Aix-en-Provence TGV, cerré la compu y la guardé; me levanté y fui a por mi maleta. Estaba lista.
Me bajé, halando mi maletilla de ruedas y mi bolsón con la compu, y ah, hola de nuevo, Aix-en-Provence… ¿adónde cojo el busito?

¿con qué pago el busito?

Ah…

No andaba mi cartera. La dejé en el tren, y el tren se fue a Marsella y llegó sin mi cartera.

Cada regada provoca una catarata de todas las veces que he hecho alguna de estas, o de otro tipo, de estupideces.
Recuperamdo la cartera extraviada, el 14 de abril en Marseille.



Patricia Trigueros

105 lbs, Sagitario, 1m56. Paty Stuff son las cosas que llenan mi agenda, las reseñas y anécdotas que lo recuentan. Hablo español, inglés, francés y spanglish. Me exilié en Francia por cuatro años y al regresar caí en copy publicitario, entre otras cosas. Redacto, escribo, traduzco, me río, tomo mucho café, soy una fumadora de medio tiempo y como como señorita pero tomo caballero.

0 comments: